miércoles, 15 de septiembre de 2021

¿Qué se puede esperar?

www.cronicadelquindio.com,   SEPTIEMBRE 16 DE 2021

Por: Juan José Orrego López


Ante esa variedad y cantidad de aspirantes al Congreso, con unos haciendo gala de una conducta, sabiduría y ética que no tienen, y el país con tantas dificultades fiscales (evasión, salud, pensiones, laborales, agrícolas, jurídicos, empresariales y otros), una estructura institucional deficiente, corrupción libre sin frenar, con esos vicios y fallas al interior del Congreso en donde no hay voluntad de corregir o tocar algo para no perder los lujosos privilegios, y, además, en donde no atienden los reclamos de millones de ciudadanos, no es mucho lo que se pueda esperar; al contrario, son ellos los que ganarán más con el aporte de los 50 millones colombianos.

Es tanta la confusión política que se vive, que la ciudadanía confunde la prelación en esta época electoral. No ven el peligro y error acumulado de años, y, por esa pasión política, solo miran los aspirantes a la presidencia, cuando la prioridad y urgencia es otra, la elección del Congreso. El peligro y el futuro del país está en estas elecciones, que es en dónde se corrige o se daña más al país. Es en el Congreso, no con el presidente, donde se inician los cambios que se requieren, por ejemplo, hay que variar la ley que permite que las elecciones sean el mismo día (Congreso y presidente (I parte)); sería ideal, de no lograrlo, el país se enfrentará a esa variedad de intereses políticos, mercantiles y de los padrinos, con lo que será más difícil efectuar cambios urgentes, y por esa ventaja que hoy les dan a los partidos el país difícilmente mejorará. Ojalá esté equivocado.

Es oportuno no repetir la nefasta tradición de elecciones pasadas escogiendo a los que seguirán el mismo estilo o continuarán con los vicios, en lugar de rescatar al país. Aquí es donde está y se logra el legítimo cambio, que no es por el tipo de listas, de géneros o razas, es la calidad del ciudadano que se va a elegir, que sea gente decidida con entrega y amor al país, dispuesta a cambiar y no por figurar, con pleno conocimiento de lo público, pues de volver a elegir mal es ampliar aún más la crítica situación del país.

No olvidar que el resultado electoral 2022 puede significar el año del cambio. De no renovar parte del Congreso los males seguirán, mientras sigan las deficiencias al interior, los vicios de los partidos y no efectúen los ajustes básicos, como la ley quinta, el Congreso seguirá igual de costoso, inútil, tolerante, alcahueta o quizás peor. ¿Entonces a qué van? Muchos, por no expresar la mayoría, a pensionarse, a ser jefe o retirarse de la política y a vivir feliz. Fantástica hazaña, rodeado de un pueblo con hambre.

Los años siguen mostrando que esas mayorías políticas del Congreso, por sus intereses, hacen más difíciles los ajustes al país. Con un congreso que no tienen vacaciones ni espacio ni tiempo para laborar, pero si para viajar y ganar, el país debe alistarse para seguir igual como siempre: con desilusión y en abandono total.




¿Qué se puede esperar?

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/que-se-puede-esperar

Vídeo del articulo: https://t.co/n9eDwvoKsU

Espero que compartas y te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj




miércoles, 8 de septiembre de 2021

Sin voluntad política no habrá cambios

www.cronicadelquindio.com,   SEPTIEMBRE 09 DE 2021

Por: Juan José Orrego López


Jaime Sabines, poeta y político mexicano, en uno de sus mensajes expresó “Aquí no pasa nada, mejor dicho, pasan tantas cosas juntas al mismo tiempo que es mejor decir que no pasa nada”. Ese un mensaje sirve para que miremos el Congreso de la República, allí el compromiso adquirido con el pueblo, que antes de ser elegidos era de entrega y voluntad de servicio al país, se convirtió en carga pesada y costosa, claro, por culpa de unos.

Es incalificable el daño que el Congreso hace al país. No hay voluntad de servicio y sí pérdida de tiempo. De seguir así, con los mismos, Colombia difícilmente mejorará. El deseo de optimizar recursos por parte de unos ha sido frenado por esa corta voluntad de otros. La peor salida, en falso, de algunos, ha sido refugiarse en la disculpa, dejando infinidad de problemas amparados en la ley y evitando abordarlos por conveniencia, para no perder beneficios. Así, vienen eludiendo y evitando hacer ajustes propios al país, ya sea por política o porque los afecte a ellos, dejando a un lado ese grito ciudadano que pide corregir lo que requiere el país. Son sordos unos, actitud que revela lo que han sido esas mayorías, actuando felices, abusando del poder y jugando con el dolor del pueblo. Esto debe corregirse urgentemente.

Por esa negligencia, exigua voluntad o pereza, es que aumenta esa decepción. Se oyen voces de ese error peor al elegir llevan a unos congresistas y gobernantes falsos, que, por esos fingidos retratos de campaña, ya engañan a sus regiones y al país. Solo buscan sacar provecho para ellos. 

Esa apatía la de muchos de no portarse como debería. Pareciera como si alguien les impidiera ver más allá; de seguir así aumentarán el riesgo para el país. En época electoral, qué interés pueden tener ellos en solucionar problemas de país, ahora menos, cuando lo que buscan, a partir del 13 de marzo del 2022, es beneficiarse de la anarquía institucional, para alargar liderazgos dañinos, que solo conducen a un mayor costo del país y a un camino desconocido sin saber a dónde vamos a caer.

Pasaron líderes valiosos por el Congreso exponiendo las fallas a corregir, pero fueron derrotados por esas mayorías, quizás unos o muchos, sin conocer de lo público, silenciaron esas voces que pedían ajustes por el bien del Congreso. Increíble y así continúa todavía.

La negativa eterna y poca voluntad de congresistas, justifica que se dé la renovación de muchos a partir del 13 de marzo del 2022. Es un derecho válido y aunque loable, deja la siempre y eterna duda sin respuesta alguna ¿cómo podrán garantizar los nuevos congresistas acabar esa negligencia que el Congreso conserva todavía?

No son las leyes la que moverá el país, es la voluntad política de los congresistas al ajustar a su modo o interés. Si eso no sucede viviría el país en alto riesgo, ojalá sea el pueblo el que fije el futuro. Lo de marzo puede ser un gran triunfo o un nuevo castigo, serán muchos a los que la historia los marcará.




Sin voluntad política no habrá cambios

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/sin-voluntad-politica-no-habra-cambios


Vídeo del articulo: https://t.co/SjENsfsmQv

Espero que compartas y te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj



miércoles, 1 de septiembre de 2021

¿Faltarán más candidatos?

www.cronicadelquindio.com,   SEPTIEMBRE 02 DE 2021

Por: Juan José Orrego López



En esta lucha electoral por la presidencia del país, la vinculación de muchos aspirantes con alto nivel académico abre la expectativa a la hora de elegir, ojalá, un presidente preparado, diferente a lo que se hacía antes. Aunque los candidatos tengan ideologías diferentes, no impide valorarlos, pues la excelente formación de algunos enriquece la democracia en el país.  

Arrecian críticas al gobierno en su recta final, ahora es cuando más se requiere candidatos con visión del país. La ciudadanía espera otro estilo de manejo, pues se viene hiriendo tanto a Colombia que ya afectaron sus finanzas. La historia muestra que, si el candidato es de un partido, la crisis sigue y el país no avanza.

El pueblo espera otras iniciativas y soluciones, no que planteen lo mismo en forma diferente, con sentimientos de patria opuestos o atrayentes, creando ilusiones falsas, en busca de votos por temor de perder o hipnotizando con un humanismo que no les resulta natural. De seguir así, sin oír nada distinto, se está es alargado la crisis y abriendo el camino del deterioro social y económico para el país.

El presupuesto es tan valioso, que sirve para oír a los candidatos sobre cómo ven esa rapiña pública de gastos injustos, ocultos en las transferencias, que promueven favores para ellos mismos y no para el resto del país. Es en ese derroche sin control, en donde la sociedad civil debe estar vigilante. Es muy posible que muchos acojan al que incluya en su plan, recortar o ajustar gastos, tocando lo que no se atrevían, concertando sin destruir, salvando al país.

Candidatos, actúen distinto, muestren esa entrega al país, perdida en años; hagan lo que otros no hicieron, controlar o excluir todo o parte de lo inútil, salven las finanzas del país. No se sabe quién de todos se atreva a actuar, quién mirará lo intocable aunque sean conscientes que se puede ajustar, quién optará por guardar silencio, por temor a un daño político y pérdida de poder. De ser así, es triste que con esa formación académica no le sirvan al país, quizás prefiriendo consentir primero a jefes y partidos, algo normal en esta democracia. ¿Si vale más ante la crisis el interés personal o político que salvar la nación, entonces para qué se postulan?

Se requiere ya, un estadista no un político, con visión amplia, que ejerza su temple, ajuste e intervenga lo intocable, que deje a un lado esos vicios identificados como los regalos tributarios que le han generado alto costo fiscal al país y que son parte de la gran crisis que se vive. Así debe ser el presidente, firme, no el que se hace elegir para dañar más al país, favoreciendo a sus patrocinadores o a terceras personas.  

Colombia no es de unos clanes o familias, es de 50 millones de ciudadanos que votan para elegir un presidente para que sepa llevar las riendas del país con ética, y no que se vaya a sentar en el trono de Bolívar para seguir dando iguales privilegios o beneficios de esos que la sociedad viene exigiendo, por años, que se acaben.


¿Faltarán más candidatos?

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/faltaran-mas-candidatos

Vídeo del articulo: https://youtu.be/Vk_7jL9B0wE

Espero que compartas y te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj



jueves, 26 de agosto de 2021

Presupuesto 2022, peligro al país.

www.cronicadelquindio.com,  AGOSTO 26 DE 2021

Por: Juan José Orrego López



El estudio y aprobación del presupuesto 2022 de la nación es otra oportunidad de recomponer el rumbo que ojalá no se pierda; oportunidad de oro para conocer el verdadero interés de los congresistas por el país. Las comisiones de estudio y los partidos, siendo el presupuesto la herramienta vital del gobierno, en la que debe estar integrado al marco fiscal y la reforma tributaria, al revisar los ponentes valores, vienen citando a funcionarios y ministros para que expliquen el ahorro en los gastos del gobierno y las razones de unas sumas muy altas a unos ministerios.

Es válido pues, siendo ellos los que deben hacer el control porque tienen información que ojalá acompañen con voluntad real de revisar y no pongan la politiquería por encima. Sería excelente que no fuera así, pero en año político parece imposible. Ojalá esté equivocado, aunque hay algunos con ese profesionalismo las mayorías lo impedirán. El solo mirar las fuentes de ingresos, los chorros en gastos o subsidios, intocables, se advierte, un presupuesto inestable no real, que, de seguir así, nunca sanará ese desequilibrio en ingresos y gastos en el presupuesto. Hoy con la evasión provocada por la pandemia, después que se ha perdido por corrupción mucho dinero, solicitan recursos a través de un cupo de crédito abierto y sin control, con el arma más fácil y riesgosa para las finanzas y estabilización del país: endeudarse a través de la emisión de los bonos TES. Miremos unos ejercicios para comprender la realidad y el peligro.

Del total de ingresos ($350.4 billones) con solo los ingresos tributarios por $168.8 billones, no cubren el pago de gastos de funcionamiento ($210.1 billones), faltarían $41 billones. Los giros al Sistema General de Participaciones, SGP, y otras transferencias por el orden de $127.2 billones, están incluidas en los gastos de funcionamiento, valores altos que requiere y obliga ajustar urgentemente, antes de que sea más difícil.

Por la limitación de los ingresos tributarios, incluyen por recursos de capital $146.7 billones, un 42 %, así: por créditos $102.2 billones y $ 44.5 billones por utilidades o dividendos, que, por la crisis, es difícil que sean ingresos seguros para nivelar el presupuesto, abriendo la puerta para más crédito o emisión de TES. Se agranda el riesgo.

Para pago de deuda incluyeron $78 billones ($15.6 billones externa y $62.4 billones interna), qué ironía, es el 76 % del cupo de crédito. Los $102.2 billones, recursos que se buscarán por el mecanismo de subastas a través de bonos Títulos de Tesorería TES así: $62.9 billones, incluidos $2 billones de bonos verdes y $39.3 billones crédito externo. Los TES, son excelente, pero con un gran control o frenar.

El presupuesto del país es el reflejo del Congreso, es la negligencia de no ajustar o excluir gastos, giros al SGP o subsidios, aunque protegidos unos. Se ha abusado. De seguir así, aumenta el riesgo a las finanzas que con urgencia merecen revisar, como el uso de los TES que, o se controla, frena o se limita, porque no hacerlo es admitir la negligencia del Congreso a los ajustes reales. Con la máquina de los TES, encuentra dinero fácil, activa la corrupción, sube la burocracia y daña al país. Vivamos rico con subsidios y derroches y que otros paguen.

Así, que viva la democracia del país.



Presupuesto 2022, peligro al país.

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/presupuesto-2022-peligro-para-el-pais


Vídeo del articulo: https://youtu.be/V4fyVEEopJw

Espero que te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj



miércoles, 18 de agosto de 2021

¿Por qué esa rebeldía social?

www.cronicadelquindio.com,  AGOSTO 19 DE 2021

Por: Juan José Orrego López


La historia muestra la misteriosa conducta en el Congreso de las mayorías con sus partidos políticos, cerrándoles el paso a otros, actuando como si no pasara nada, perdiendo el tiempo, sin proponer (antes de que llegara la pandemia y los paros) soluciones a problemas viejos y delicados. No les interesaba o convenía solucionar o luchar contra la corrupción, los bajos ingresos tributarios, el aumento de la deuda, la evasión, la fuga de capitales a paraísos fiscales, los gastos en burocracia y otros, herencias ante las cuales, aun con los informes conocidos, guardaron silencio para no frenar nada y seguir disfrutando de sus privilegios y la débil estructura del país.

Es triste su conducta, siendo unos acreditados profesionales dejaron una duda inmensa sin resolver, como si recibieran órdenes para que impidieran generar bienestar al país, pero si autorizaban extender las deudas o presentar proyectos que generarán gastos o subsidios desbocados sin proyección alguna, cuyos efectos ya sufre el país con una crisis y déficit fiscal mayúsculo. Una conducta que sigue siendo misteriosa, pero continúan avanzando esas mayorías por interés político, sin medir los daños futuros al país. 

Esta es la razón que justifica ese grito de renovación aunque incomode, pero que vuela por el país con una pluralidad de visiones, que ayudará a mirar más allá de la imaginación o sentimiento de culpabilidad; aunque todavía engañen o le mientan al pueblo colombiano por interés personal y aunque con esa actitud solo puedan generar más pérdida que beneficios al país.

Estamos en el siglo XXI, con expectativas de cambios. Hay una generación que se va y otra que llega, aunque se vean intentos de reforma, con la estructura actual no es fácil hacer ajustes inmediatos por las mismas barreras jurídicas existentes, lo que hace más difícil valorar si está lejos o cerca el país de un cambio. Aunque se está exigiendo una reforma queda en el aire la pregunta de siempre: ¿Quién o cómo podrían asegurar que ese fervor de cambio se logrará sin castigar más al país?

Sin descalificar el valor profesional de los líderes, el país está rodeado de candidatos con ideologías que dividen, donde se oyen voces y programas de todos, incluidos los partidos, para nada sinceras, más en función de votos y triunfo electoral, que soluciones reales para el país. En vez de escuchar más candidatos, debemos oír ideas que construyen país, no que dividan ni generan odios y venganzas.

En este mundo tan globalizado con impulsos de cambio, con o sin razón, sin saber su rumbo, no es el momento de perder más tiempo, más bien es tiempo para reaccionar en bien del país y la sociedad civil antes de que sea tarde. De continuar los que tienen el poder, con ojos cerrados y oídos sordos, seguirán siendo las razones que provocaron más deterioró al país y conflictos sociales creciendo. A vencer el temor para sacar adelante el país.



¿Por qué esa rebeldía social?

https://cronicadelquindio.com/opinion/opinion/por-que-esa-rebeldia-social


Vídeo del articulo: https://youtu.be/RkSxm4PvZxI

Espero que te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj

miércoles, 11 de agosto de 2021

Una reforma que es el reflejo de sus líderes

www.cronicadelquindio.com,  AGOSTO 12 DE 2021

Por: Juan José Orrego López


La segunda versión de la nueva reforma tributaria o de inversión social es otra oportunidad que la crisis da a la sociedad civil para aprender de lo tributario y conocer esas caras ocultas de la estructura del país, tan escondidas para millones de ciudadanos.

La reforma, aunque suene duro, es el espejo de lo que es el país; un gran desorden disimulado en su interior y varios sectores políticos que al finalizar el periodo legislativo corren para atender lo que no hicieron a tiempo. El país sigue con una corrupción sin control, la crisis fiscal sigue sin atender ni frenar. La pandemia y el eco de esa agitación social ratifican una vez más esas falencias, el dolor de un pueblo y la sinceridad social, que han generado resistencia porque destapa errores y las debilidades del país y un Congreso. Existen unas labores excelentes, el ejemplo más claro es el informe del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) y el destino de sus $40,57 billones que reflejan ese vació y deficiencias escondidas y que siempre expresaban que era perfecto pero cayeron en la mentira fácilmente.

Es irresponsable de las mayorías del Congreso, terminando periodo y año legislativo, después de 3 años con salarios pero legislando desde sus hogares, aunque realizaron unas labores oportunas, pero no alcanzaron a estudiar lo vital: el déficit financiero, económico y fiscal del país. Es increíble, pues como actores que vivieron la pandemia hayan optado por protegerse, en vez de asumir con energía, intentar sanar y ajustar a tiempo, eso fue lo que debieron hacer ante la urgencia del país.

Qué casualidad en este periodo, donde se cruza reforma tributaria y un presupuesto de gastos no real desbordado en rubros, con el año electoral. Ese concepto de sostenibilidad fiscal requiere revisión por su doble uso, pues resulta que ahora sí, con voces fuertes sin perder tiempo y unos asustados, florecen infinidad de propuestas políticas atractivas y electorales que suman votos, para demostrar que ellos sí luchan y defienden al país. Que cinismo y falsedad.

Este año electoral es cuando el alto gobierno y mayorías del Congreso buscan sentirse grandes, después de perder tiempo, de no atender ni priorizar problemas aplazados y urgentes. Ahora solo ven y oyen esa agitación social que, en lugar de asumirlos como luz o guía para corregir, lo siguen viendo como el más grande enemigos de sus intereses políticos y económicos. ¿Hasta cuándo así?

No aplazar ni perder tiempo. El país debe mirar más allá de lo que es, aprender y conocer esas diferencias de lo que era antes de ese grito y lo que es hoy. Se requieren ajustes que, de no hacerlos, preparémonos para ver cómo se extiende ese abandono social y empresarial que conducirá a un mayor deterioro del país. Lástima.

Es el turno para entender ese dolor humano reflejado en esos gritos. Lo que hay que hacer es aportar todos, respetar la propiedad privada y, con la mano de Dios y voluntad de servicio al país, se hallará seguro el camino correcto por el bien de Colombia.




Una reforma que es el reflejo de sus líderes


Vídeo del articulo: https://t.co/dhcRlAsIaO

Espero que te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj



miércoles, 4 de agosto de 2021

¿A quién le estallará el país a futuro?

www.cronicadelquindio.com,  AGOSTO 05 DE 2021

Por: Juan José Orrego López


El país, con sus problemas y en este proceso de agitación, nunca ha tenido la oportunidad más clara para premiar o castigar a líderes, congresistas o gobiernos por esos errores, cultura o vicios políticos del pasado que arrastraron en mayor proporción al país a la crisis de hoy. Vivencia dura que sirve para evaluarlos, pues ellos mismos, hoy serán los actores y directos responsables del estudio de la segunda reforma tributaria y del proyecto de presupuesto de la nación 2022. Se requiere que, ante la urgencia y escasez de recursos, muestren su profesionalismo, voluntad y entrega al servicio del país. 

Qué instante más oportuno para conocer a los “puros” congresistas, la ineptitud o apatía de unos o varios de ellos. Hoy tendrán que mostrar al país su instinto, seguir con igual juego dañino o darán a conocer su virtudes o dones -si los tienen- para construir con soluciones acertadas, que obligaría a tener cuidado en esa nueva conducta o cambios humanos de querer proteger al país a futuro. 

Lo más conveniente y oportuno para el análisis de la segunda reforma tributaria y el presupuesto del país 2022, con los problemas que se viven como la gran iliquidez y crisis, es integrarlos, sumando como debe ser y no repartirse como lo han hecho, aislando emociones o visiones políticas, con iniciativas reales, responsabilidad y seriedad, y no aprobarlos a pupitrazo por cumplir pactos políticos y, mucho menos, imaginar o pensar cobrar electoralmente en el 2022. 

Con la segunda tributaria se esperan ingresos de $15 billones, que se recaudarán el 2023, obligando a tener cuidado con ajustes precisos y no ficticios, pues con una crisis fiscal, que suma y no frena, la agitación social va creciendo, la pandemia y el derroche de burocracia sin control con permisos y fábulas de reformas y recortes que no se hicieron, ingresos tributarios muy inferiores a los gastos que generarán aumento y no rebajarán la deuda como se anuncia, con un presupuesto de la nación en meras transferencias $127,2 billones, 60,5 % del total de gastos, requiere con urgencia ajustes inmediatos antes que sea tarde, pues en un periodo legislativo el más político y época electoral, es un instante único para no perderlo, ver mejor el país, poder corregir, para que a partir del 2022 no repetir igual error eligiendo líderes no útiles, que son los culpables, que han conducido a lo que hoy vive el país: el detrimento de sus finanzas. 

Es muy probable que pasen las iniciativas como soluciones fugaces hasta el 2022, en busca de logros políticos y electorales, pero a partir del 2023, ¿Cómo pretender salvar al país a futuro o que será de estos apoyos sociales, conociendo que lo que hay es una reforma tributaria limitada, insuficiente y si la economía no se reactiva? 

Es el momento para dejar de ser vividores y de abusar de los dineros públicos, de lo contrario, seguiremos peores, donde el mero presupuesto de la nación es el espejo de la urgencia, de cambio en muchos rubros o partidas, que, de no hacerlo, solo queda ver esto: ¿A quién le estallara esta “bomba de tiempo” a futuro?




¿A quién le estallará el país a futuro?


Vídeo del articulo: https://t.co/iAnr7Kp5Ux

Espero que te inscribas en mi canal de YouTube.


Reflexiones al tema pensiones 

Twitter: ‏@orregojj